Pueblito Mío

Revista digital de aventura, turismo y ambiente

Caminantes

Cicloaventura, una actividad para disfrutar de la ruralidad

En el mundo, al año se fabrican más de 120 millones de bicicletas. Se estima que el 50% de la población mundial sabe andar en bici. En Ecuador hay alrededor de tres millones de biciusuarios.

Cada día son más quienes ven a la bicicleta como una alternativa de movilidad, recreación e incluso, como un medio de trabajo. Esto ha obligado a que la fabricación de caballitos de acero crezca de forma rápida en el mundo, así como la necesidad de generar una normativa que garantice la seguridad de los usuarios, que determine las responsabilidades y permita la circulación de los ciclistas en las urbes.

También ha crecido la demanda de rutas ciclísticas recreativas; se estima que más de 300 mil ciclistas en el país pasean por zonas rurales y espacios periurbanos. Solo en El Chaquiñán, transitan más de mil cicloaventureros semanalmente. Este sendero de más de 20 kilómetros -que une a Cumbaya con Puembo-, fue considerado en 2022 como la mejor ruta ciclística de América del Sur, por Long Haul Trekkers, un blog internacional especializado en aventura.

El Chaquiñán es una ruta de cicloaventura muy popular ubicada en Ecuador. Se trata de un antiguo tramo ferroviario convertido en un sendero para caminar, correr y andar en bicicleta. La ruta se extiende a lo largo de aproximadamente 20 kilómetros y atraviesa paisajes hermosos, cómo bosques, ríos y áreas naturales protegidas.

Bicicletas de alquiler en El Chaquiñán |Foto: Robin Gallardo

De acuerdo a los registros de Quito Turismo, la capital ecuatoriana cuenta con siete ciclorrutas recreativas que recorren varias parroquias rurales. Si bien la más conocida y difundida es El Chaquiñán, hay otras que atrae a cientos de ciclistas como la Nono – Alaspungo, que empieza y termina en el parque central de la parroquia ubicada al nororiente. El circuito completo comprende algo más de 26 kilómetros.

En Lloa, la parroquia rural más grande de Quito, hay dos vías: la que va hacia Palmira, de alrededor de 25 kilómetros ida y vuelta; y, la Chilibulo Huayrapungo – Cruz Loma, que empieza en la entrada del Santuario del Cinto, y recorre hasta la comunidad de San Francisco, una distancia de alrededor de 21 kilómetros.

Otras rutas son la Pacto – Santa Rosa de 37 kilómetros; la de Pacto – Mashpi, 39 kilómetros y la del Pululahua, con 38 kilómetros, cuya ejecución demanda un buen estado físico debido a los ascensos pronunciados.

Si eres amante del ciclismo y disfrutas de hacer turismo a puro pedal, puedes descubrir nuevos recovecos que hacen de nuestro país uno de los destinos turísticos preferidos en Sudamérica.

Más rutas ciclísticas en el país

  • Ruta de las Cascadas, en Baños (Tungurahua). Alrededor de 50 kilómetros.
  • Ruta de las dunas, en Guamote (Chimborazo). Un poco más de 29 kilómetros.
  • Ruta Puerto López – Montañita (Manabí). Cerca de 46 kilómetros.
  • Ciclorruta Santa Ana – Shell (Pastaza). Un poco más de 26 kilómetros.
  • Ruta Cajas – Otavalo (Imbabura). El recorrido es de menos de 10 kilómetros.
  • Ciclorruta del Parque Samanes, en Guayaquil (Guayas). Siete kilómetros de recorrido por el bosque tropical.
  • Ciclorruta de Los Arrieros, en Cuenca (Azuay). Alrededor de 50 kilómetros.
Vistas: 0

Un comentario en «Cicloaventura, una actividad para disfrutar de la ruralidad»

Deja un comentario