Pueblito Mío

Revista digital de aventura, turismo y ambiente

Caminantes

Gastronomía, una oportunidad para promocionar los destinos turísticos

El turismo gastronómico mueve miles de dólares cada fin de semana en las parroquias rurales del país.

Hornado
El hornado es un plato típico de la región interandina | Foto: MinTur

Miles de personas aprovechan el fin de semana para mimar el paladar. Salir en familia en busca de un buen plato, está convirtiéndose en costumbre, tanto así que la gastronomía se ha convertido en una oportunidad que podría fortalecer el turismo y beneficiar a las parroquias y destinos cercanos.

En todas las provincias existen zonas con variada oferta turística y buen sabor. Por ejemplo, en Rumiñahui están los famosos cuyes del sector de Selva Alegre. En imbabura están, las fritadas de Atuntaqui; en la subida al Chasqui, en Cotopaxi, están distintos paraderos donde se oferta borrego asado…, así podría seguir enumerando decenas de puntos donde prevalecen los sabores de nuestra tierra.

Sin embargo, también hay quienes prefieren platos de alta cocina, elaborados, por chefs y cocineros con experiencia. En Lloa, por ejemplo, son varios los cocineros que han generado emprendimientos, reconocidos por su buena sazón en caldos y locros, otros son especialistas en la preparación del borrego o la trucha. También hay los que elaboran helados de sabores tan suigéneris como el de cuy, canabis o mote sucio, sin olvidarnos de aquellos que preparan la colada morada o los pristiños.

Sabores que atrapan a los turistas

Encebollado
El encebollado puede ir acompañado de diferentes guarniciones o solo | Foto: MinTur

Atahualpa, en Tungurahua, es célebre por la preparación del conejo; en Píllaro hay pato al lodo; en varios cantones y parroquias de la Región Amazónica se come chontacuro, también maito. En Manabí, resalta el ceviche con maní y aguacate; también la salprieta y la tonga. No dejemos de lado el cangrejo criollo de Guayas o el trigrillo orense; menos aún a las cascaritas de Cañar.

Tampoco podemos olvidar el tamal lojano, los bizcochos de Cayambe o los hallullas de Latacunga; tampoco las tortillas de tiesto en Bolívar o el mote pillo de Cuenca y sus alrededores… En fin, la lista es larga, así que cuando vayas de viaje recuerda probar nuevos sabores.

Ecuador a la carta, una iniciativa que se quedó estancada

  • La propuesta fue presentada a mediados de septiembre de 2018.
  • Cada provincia debía ser reconocida por un sabor propio y una identidad gastronómica.
  • Para su difusión, se imprimieron 20 mil mapas gastronómicos y 10 mil folletos.
  • Han pasado casi cuatro años desde su presentación, no hay estudios que evidencien si se cumplieron los objetivos.
  • Cabe destacar que de acuerdo a estimaciones del sector, debido a la pandemia el turismo gastronómico ha perdiendo alrededor de 300 millones de dólares por año, sobre todo en 2020 y 2021.

Deja un comentario