Pueblito Mío

Revista digital de aventura, turismo y ambiente

Aventuras

La Ruta Escondida es ideal para un paseo de fin de semana

Una alternativa tentadora sin alejarse de Quito. Una ruta llena de tradición, misterio, naturaleza y variada gastronomía.

Por Natali Erazo

Vista de la antigua iglesia de Puéllaro, desde la cúpula de la nueva iglesia | Robin Gallardo Calderón

Tomando por la Panamericana Norte, a una hora de recorrido, encontramos la Ruta Escondida, que une cinco parroquias rurales: Puéllaro, Perucho, Chavezpamba, Atahualpa y San José de Minas.

La parroquia de Puéllaro es conocida como el jardín frutal del Ecuador, debido a la producción de chirimoya, camote y aguacate. En el parque central se encuentran la antigua iglesia que fue construida en 1820 y es un referente histórico y de fe para sus pobladores; y también la iglesia nueva, que se terminó de construir en 1972.

A pocos pasos del parque central, se encuentra La Casa del Pan, un lugar tradicional donde podrás disfrutar del ya famoso pan de mandarina y de deliciosas empanadas de muchos sabores. También podrás visitar el Cerro La Luz, caminar por un sendero de quebrada, comprar souvenirs o golosinas en los puestos montados en el patio lateral de la iglesia nueva.

Una ruta con más atractivos

A pocos kilómetros de Puéllaro está Perucho. Allí se puede apreciar la belleza arquitectónica de su iglesia, construida en 1700. Su fachada es de adobe y madera. También se puede visitar el museo local que abrió sus puertas en 2019, en se exhiben varias piezas que son el resultado de una investigación arqueológica realizada en toda la zona.

Continuando con el camino y rodeado de bellos paisajes, se encuentra la pequeña localidad de Chavezpamba, denominada como el Corazón de la Ruta, un lugar donde prima la tranquilad y la paz. Cuenta con el mirador La loma de la Cruz desde donde se puede observar la grandeza de su territorio. En esta parroquia los visitantes también pueden disfrutar de una exquisita comida tradicional, en la que resalta su producto estrella: el camote.

En el museo de Perucho hay objetos arqueológicos de la cultura Caranqui | Robin Gallardo Calderón

A poco tiempo de Chavezpamba se encuentra la parroquia de Atahualpa, en su plaza central está la iglesia construida en 1932, en su interior existe una imagen de la Virgen de El Quinche. En Atahualpa hay uno de los miradores más bonitos, el Reloj de la iglesia Inmaculada Concepción. La vista es estupenda y destaca el monte Fuya Fuya.

Otro de los sitios más llamativos es el Camposanto que tiene una particularidad, en su interior hay árboles de ciprés podados de diferentes formas, adornando los diferentes espacios.

La última parada en este recorrido es la parroquia de San José de Minas, que cuenta con grandes áreas verdes y bosques protegidos que nos invitan a disfrutar del turismo de aventura y naturaleza.

Recomendación

Para profundizar en los encantos de esta ruta, te recomendamos recorrer las parroquias de Puéllaro, Perucho y Chavezpamba en un día y terminar la aventura al siguiente, visitando Atahualpa y San José de Minas.

Hay varias alternativas de hospedaje en cada una de las parroquias. La gastronomía es variada, un almuerzo puede costar 3 dólares en promedio.

La Ruta Escondida tiene ya quince años en el mercado. Actualmente es una de las experiencias más exitosas en las parroquias rurales de Quito.

Vistas: 2

2 comentarios en «La Ruta Escondida es ideal para un paseo de fin de semana»

Deja un comentario