Pueblito Mío

Revista digital de aventura, turismo y ambiente

Pueblito Mío

Lloa, una aventura sin límite (tercera parte)

Urauco, un sendero para disfrutar con los cinco sentidos

La parroquia rural más grande de Quito cuenta con senderos naturales, ciclorrutas, miradores, ríos, cascadas, una amplia oferta gastronómica, espacios para la pesca deportiva, cabalgata, juegos extremos… Un entorno que permite descubrir la magia de lo simple.

Por: Connota Comunicaciones – Tercera entrega de la serie Lloa Mágico.

Puente al pie de la segunda de las siete cascada | Foto: Luis Chandi

Con la barriga llena y el corazón contento gracias a las delicias de la gastronomía que se oferta en Lloa y luego de satisfecha la curiosidad de saborear los helados de autor, fuimos a las Termas de Urauco, ubicadas a unos 13 kilómetros del Parque Central de la parroquia, siguiendo la vía lastrada Lloa – Palmira; la misma que puede ser recorrida por cualquier tipo de automotor.

Luego de unos 20 minutos de viaje, al ingreso nos dio la bienvenida Pedro González, el presidente de la Asociación que administra las termas, quien estuvo acompañado de su vicepresidente, Mario Hidalgo. Después de una breve guía, nos sorprendieron con una indicación: «estas aguas están catalogadas como aguas termales frías». Nos regresamos a ver entre todos y después de una rápida googleada ratificamos que -en efecto- existe clasificación de aguas termales.

Momento de inicio de la caminata.

A pocos metros de desembarcar del cómodo bus turístico facilitado por la cooperativa de la parroquia, está un amplio restaurante, las canchas deportivas, también el área de camping y dos piscinas: la una es tradicional, mientras que la otra es un amplia fosa donde se puede apreciar el liquido que emana las entrañas de la tierra. Cabe recordar que Lloa está a los pies del Guagua Pichincha.

Tocamos el agua y en efecto, no supera los 20 grados centígrados.

La ruta de las Siete Cascadas

Proseguimos con la caminata y nos dirigimos hacia las siete cascadas. El ingreso está bien diseñado y es empedrado hasta la segunda caída de agua. Un trayecto donde escuchamos el trinar de pájaros, el correr del viento y donde se percibe un leve olor a vegetación. También escuchamos el juguetear del agua recorriendo por un riachuelo pequeño.

Desde la tercera cascada hasta la séptima, la aventura es intensa. Hay que recorrer caminos de tierra y en ocasiones, hasta de lodo. Probar equilibrio en puentes construidos con ingenio mientras nos apoyamos en cuerdas para facilitar el trayecto, que no dura más de 45 minutos a paso moderado.

En las termas de Urauco, nos sumergimos en verde mientras admiramos la belleza de las caídas de agua y de los paisajes propios del ande ecuatoriano. Este es un espacio diseñado para que los visitantes podamos compartir buenos momentos.

Para vivir la aventura

El complejo de las Termas de Urauco está ubicado a unos 13 kilómetros de la entrada de Lloa, por la vía a Palmira. El camino está en buenas condiciones.

La entrada tiene un costo de 3 dólares. Se recomienda llevar ropa cómoda y zapatos de trekking (con labrado); camiseta o buzo de manga larga; de preferencia un pantalón de secado rápido; una chompa impermeable y bloqueador solar.

De forma opcional se pueden llevar: gorro, gafas y bastón de trekking. Cuando vayan en grupos, es preferible incluir un botiquín de primeros auxilios.

Finalmente, es bueno llevar otra mudada o, al menos, zapatos y medias extra.

Deja un comentario