Pueblito Mío

Revista digital de aventura, turismo y ambiente

Caminantes

Un modelo que vale la pena implementar

Trabajo creativo | Imagen de Pixabay – mary1826

No existe una fórmula o receta mágica que garantice el éxito; más aún si no existen recursos o -peor aún- si no hay la voluntad para planificar los pasos a seguir hasta llegar al cumplimiento de los objetivos. Ahora bien, lo que hay son modelos que se pueden replicar para juntar voluntades y con base a objetivos en común, llevar adelante una idea de negocio o proyecto.

Uno de los que mejores resultados ha dado para el desarrollo del turismo comunitario o rural es el modelo asociativo. Existen varias experiencias de éxito, una de las más nombradas en Pichincha es Yunguilla. Otro caso exitoso es Salinas de Guaranda en Bolívar, que reciben alrededor de 200 mil visitantes cada año. También existen comunidades en Manabí, Tungurahua y Cotopaxi que con base en la asociatividad logran dinamizar la economía de sus sectores de influencia.

¿Cómo aplicar este modelo?

Mujer trabajando | Imagen de Pixabay – Magnet.me

El primer paso, sin duda es identificar los problemas o amenazas; es decir que me afecten como persona, a la actividad productiva o al sector al que pertenezco. En segundo lugar, conviene indagar quién más padece de las mismas afectaciones. Luego vale la pena conversar e ir analizando la situación hasta llegar a generar empatía entre personas, empresas, emprendedores que tiene los mismos problemas.

Luego de haberse puesto de acuerdo es momento de juntar voluntades. Para ello se requiere destinar un tiempo en el que se pueda trabajar de manera conjunta. Analizar la situación que los convoca y pensar en las posibles soluciones.

Finalmente es ahora de empezar a implementar el modelo asociativo, el cual requiere la elaboración de un plan de acción basado en los problemas a superar y encaminarse a objetivos comunes. Este modelo deberá tener pilares sobre los que se sostenga el futuro soñado: confianza, valores, una cultura empresarial y plazos reales.

Ya con el plan de acción es necesario buscar las estrategias, actividades, tiempos y recursos que se requieren para implementar cada paso hasta llegar a las metas propuestas. Claro, en este modelo asociativo, deben estar identificadas las responsabilidades que asumirá cada miembro y un espacio de rendición de cuentas, para saber a ciencia cierta quienes están cumpliendo su parte y evaluar los avances.

Deja un comentario