Pueblito Mío

Revista digital de aventura, turismo y ambiente

Ambiente

El cóndor aún surca los andes, ¿por cuánto tiempo?

De acuerdo a los últimos datos registrados, en Ecuador existe una población de unos 150 cóndores. Se estima que en el mundo, no hay más de 6 mil ejemplares, la mayoría en edad adulta.

De esas imágenes que pocas veces se pueden captar en Ecuador, tres cóndores volando libremente en El Rumiñahui | Foto: Francisco Garcés.

Una de las aves más grandes que surca los cielos está en peligro de extinción; el ser humano, cómo no podía ser de otra manera, amenaza su permanencia debido a la invasión de su hábitat, la cacería, el envenenamiento de cadáveres con los que se alimenta e intoxicación por plomo, que ingiere de la carroña que deja la caza ilegal con perdigones.

El cóndor, que aparece en el escudo de varios países, incluido Ecuador, es una ave que planea con el viento, que puede superar los 7 mil metros sobre el nivel del mar y volar a una velocidad de unos 50 kilómetros por hora. Es una especie emblemática en Sudamérica y está considerada patrimonio cultural y natural de la región.

El Rey de los Andes es una de las aves más grandes del mundo, su peso puede bordear los 15 kilogramos y su envergadura sobrepasar los tres metros. De acuerdo con los registros, se han visto cóndores en la zona montañosa entre Venezuela y Colombia, toda la Cordillera de los Andes y, muy eventualmente, en suroeste de Brasil. En Chile y Argentina se estiman que existen unos 3500 ejemplares, mientras que en Colombia y Perú está seriamente amenazado.

Más allá de su majestuosidad, el cóndor cumple una función vital en el ecosistema y en el cuidado de la salud del ser humano. La principal, es que evita la transmisión de enfermedades zoonóticas al eliminar la carroña; también evita la contaminación del agua con bacterias carroñeras. Además, la conservación de estas aves, es una oportunidad para el aviturismo, ahora que está de moda.

Los cóndores pueden alcanzar una velocidad de 50 kilómetros por hora | Francisco Garcés

Un ave incomparable

  • Puede vivir más de 50 años, aunque existe el registro de un cóndor que vivió 79 años.
  • Se empareja una sola vez en su vida.
  • Alcanza su madurez sexual a los cinco o seis años de edad.
  • Pone huevos cada dos o tres años, generalmente entre febrero y marzo.
  • Los huevos los incuban los dos padres entre 54 y 58 días.

Deja un comentario