Pueblito Mío

Revista digital de aventura, turismo y ambiente

Pueblito Mío

El paseo corporativo mejora el ambiente laboral

Cada vez es más recurrente hablar de la prescripción verde y los baños de bosque; estas actividades se convierten en estrategias que se deben implementar en las empresas, un recorrido por la naturaleza puede disminuir el estrés, motivar al talento humano y potenciar la productividad de los colaboradores.

Un empleado motivado y con una remuneración adecuada es la baza fundamental para el fortalecimiento empresarial y la mejor vitrina para evidenciar el potencial de las organizaciones.

Además, los paseos y eventos corporativos permiten reforzar el espíritu de pertenencia y unir al grupo en torno a los objetivos y metas empresariales planificadas anualmente.

¿A dónde ir de paseo corporativo?

Las parroquias rurales son una buena opción; tienen una amplia oferta para realizar las actividades que permiten el fortalecimiento de los grupos y la disminución el estrés. Mejor si la actividad incluye un recorrido por entornos naturales.

Está comprobado que el verde y la repetición de patrones, permiten silenciar el ruido mental y relajarse. Además, el senderismo es bueno para la salud cardiovascular y al ser de menor impacto, es casi apta para todos sin importar género ni edad. Incluso, hay senderos para personas con alguna disminución física o intelectual.

El Programa Paso a Paso, implementado por Serbal Sport & Business junto a Federco y el apoyo de emprendedores de cuatro parroquias de Quito, promueve las caminatas seguras en los entornos cercanos a la capital y donde se pueden compartir buenos momentos, conocer lugares acogedores y deleitarse con una deliciosa comida.

En seis meses desde que se implemento el proyecto piloto en Lloa, gracias a un convenio con la Asociación Pueblito mío, se han beneficiado a cerca de mil personas, desde estudiantes universitarios, escuelas deportivas, hasta personal de empresas de distintos sectores. Para este año, las caminatas se extenderán a Pacto, Puéllaro, Perucho y Píntag.

Deja un comentario