Pueblito Mío

Revista digital de aventura, turismo y ambiente

Pueblito Mío

Lloa, una aventura sin límite (primera parte)

Bienvenida y desayuno

Lloa es -sin duda- un lugar mágico que te atrapa y te invita a construir nuevas historias. La parroquia rural está ubicada a unos 12 kilómetros, al suroccidente de Quito.

Por: Connota Comunicaciones – Primera entrega de la serie Lloa Mágico.

Parque Central de Lloa | Foto: Luis Chandi

Hace pocos días fuimos invitados por la Asociación de Fomento Turístico y Productivo Pueblito Mío y el GAD Parroquial de Lloa a un recorrido por los distintos atractivos turísticos con que cuenta la parroquia.

El paseo inició en el Parque Central a las 08:30. Nos recibió Robin Gallardo, quien hace poco se graduó como Gestor Turístico de la parroquia, gracias al proyecto que impulsa Quito Turismo con el acompañamiento de la Universidad Andina Simón Bolívar.

Luego de una cálida bienvenida y una breve charla, nos invitó a ir al desayuno.

En Santo Locro nos esperaba Adriana Antamba, su propietaria, quien con una sonrisa y el respectivo saludo nos presentó la carta al tiempo que atendía otras mesas. Luego, al momento del pedido nos recomendó el desayuno acompañado con nata, «de esta manera damos valor a la producción láctea de la zona», sostiene la anfitriona oriunda de Imbabura, quien vio en Lloa una «oportunidad de oro» para emprender.

Adriana Antamba es oriunda de Imbabura | Foto: Luis Chandi

Para quienes estábamos con menos hambre nos dijo que un café con humita o tamal nos vendría bien. Tenía razón, el jarro de café pasado vino bien. El tamal, estuvo delicioso, también hubo buenos comentarios de la humita. En cuanto al desayuno, todos salieron con el corazón contento.

Lloa, ideal para el emprendimiento

Adriana conversa con periodistas y fotorreporteros | Foto: Robin Gallardo

Antes de despedirnos, luego de agradecer por el opíparo desayuno, conversamos con Adriana Antamba en la puerta de su restaurante. Una casa de diseño patrimonial que resalta en el Parque Central de Lloa, está en una esquina y su color es amarillo; en sus ventanales tiene macetas llenas de coloridas flores y dos sillas que invitan a los turistas a tomar asiento.

Adriana, con seguridad posó para las fotos, al tiempo que nos contó sobre sus especialidades, su trabajo con productores de la zona, sus expectativas y sus motivaciones para emprender en Lloa.

Lo más lindo de escucharla fue la ilusión de sus palabras, nos invitó a visitar la parroquia, nos habló del Guagua Pichincha y de los lugares turísticos que existen a pocos kilómetros del centro poblado; también nos invitó a visitar la feria de Lloa, la misma que se instala cada domingo a una cuadra de la entrada del centro poblado de la parroquia, con más de 90 feriantes gastronómicos, productores de hortalizas, vegetales y lácteos, también hay vendedores de fruta, harinas, huevos, entre otros víveres.

Retomando el hilo, Santo Locro, resalta el hecho de que en poco tiempo se ha convertido en sinónimo de buena atención y deliciosa comida, su especialidad son los locros con papas y queso producidos en la parroquia; también resaltan sus desayunos con nata y otros platos fuertes. En su cocina están cocineros especializados que además son catedráticos universitarios.

Ellos están convencidos de que con unión, capacitación y creatividad, Lloa será un referente para el turismo de cercanía y un atractivo destino que permitirá cumplir el objetivo de Quito Turismo: incrementar la pernoctación en la capital, que al momento está en 1,5 días en promedio.