Ecuador, un destino para disfrutar del turismo de cercanía

En el país existe una atractiva oferta turística que atrapa a los visitantes. Destinos que han sido objeto de importantes reconocimientos internacionales.

Desde el Rumiñahui
Atractivos de la región interandina | Foto: A. C.

Recorrer el país de los cuatro mundos demanda cortos tiempos de desplazamiento y un egreso económico asequible. Incluso hay quienes lo recorren como mochileros.

Motivado por esa idea decidí tomar la carretera sin destino cierto. Tan solo me acompañaba la gana de conocer nuevos destinos; en esta aventura me fui alimentando de conversaciones, historia, leyendas, de entornos naturales… de tantas situaciones que me encantan del Ecuador.

En una semana visité lagunas, ríos, cascadas, nevados, playas de agua tranquila. Conocí la riqueza arqueológica y el austro, destino preferido por los jubilados para su retiro. Me dejé envolver por el verde de la Amazonía, practiqué deportes de aventura y uno que otro de alto riesgo como el puenting.

Descubrí nuevos sabores, me deleité con paisajes inigualables y descubrí decenas de historias de gente de manos ásperas y corazones limpios. También vi a familias trabajadoras, amantes de la tierra y defensoras de la vida. Comí en el camino, así como en los mercados de las pequeñas ciudades y en las covachas de la playa. También visité uno que otro restaurante de comida más elaborada.

Sin duda alguna, la semana mejor aprovechada. Unas vacaciones que valen la pena vivirlas.

El punto de partida

Desde el Rumiñahui
En la región andina, los páramos ofrecen paisajes únicos | Foto: A. C.

Desde Quito hasta las lagunas y lagos de Imbabura hay menos de dos horas; si prefieren las zonas cálidas y húmedas, Santo Domingo está a menos de 150 kilómetros. A las Playas de Esmeraldas se llega en unas cinco horas.

Si gustan de los nevados, el Cotopaxi está a una hora de la capital del Ecuador o si desean relajarse en aguas termales, Papallacta es la alternativa; está a unos 80 minutos, es la puerta a las provincias del norte de la Amazonía.

Ahora que, si buscan un paseo de fin de semana o el típico ida y vuelta, Quito tiene 31 parroquias rurales, todas con atractivos naturales, religiosos, una variada oferta gastronómica y espacios para deportes de aventura, senderismo o baños de bosque. Cada uno de los pueblitos tiene su encanto y seguro te hará disfrutar de buenos momentos; además te recargará las pilas para volver como nuevo a afrontar los retos del día a día.

Deja un comentario